martes, 29 de abril de 2014

VIVENCIAS

LA VIDA VISTA... DESDE LOS OJOS AZULES DE UNA MONJA.


Declaro mi pasión por la gente que entrega su vida por ayudar a los demás, a eso que alguien denominó el prójimo.
Me siento afortunado de que la primera visión de la vida sea a través de los ojos azules de una mujer que ha dado, dio y da su vida por el prójimo.
Hoy os presento la vida vista desde los ojos de una monja.
Es lunes 28 de abril de 2014 me reuno con una persona que quiere mantener su anonimato, como es monja y además, amiga, la conoceréis con el seudónimo de Sor que así es como yo la llamo.
Sor es una castellano-leonesa de pro, una mujer que ha perdido su acento por lo mucho que ha vivido en el mundo.
Sor es una de las muchas personas que en los tiempos que corremos no les importa sacrificar muchas comodidades por vivir en la más absoluta austeridad y al servicio de los demás.
Merece la pena que la conozcáis.
Me reúno con ella en las dependencias de su casa-cuartel, un edificio del Barrio de San Agustín en Alicante donde convive con otras cuatro religiosas de... armas tomar.




Me ofrece un café que gentilmente le acepto y entro en materia no sin antes advertirme, con esas órdenes que sólo dan las monjas, que tengo terminantemente prohibida identificarla y que tiene poco tiempo.


YO: No te preocupes, por eso; te conocerán con el nombre de Sor.
SOR: Me gusta, además es así como tú me llamas.
YO: Venga, ¿rompemos el hielo?
SOR: Adelante.
YO: ¿Qué hace una mujer como tú en un mundo como éste?
SOR: ¡Qué fuerte empiezas¡. Simplemente seguir la llamada que un día Dios me hizo.
YO: Eso me cuesta entenderlo, ¿Dios te habló?
SOR: Me habla todos los días y a ti también.
YO: Bueno se ve que yo soy sordo, pero no me rompas el guión que he preparado.
SOR: Lo intentaré.
YO: ¿A cuantas personas ayudáis hoy en día?
SOR: Querido mío a muchas, pero no es suficiente, nunca es suficiente.
YO: Sé sincera, ¿son muchas más de las que atendías hace unos años?
SOR: Sí son muchas más...... demasiadas.
YO: ¿Por qué ha pasado esto?
SOR: Querido amigo si lo supiera supongo que no sería Sor y sería Ministra de Trabajo... (se ríe), pero rezo todos los días por toda esa gente que necesita ayuda.
YO: ¿Rezas mucho?
SOR: Siempre a toda hora del día.
YO: ¿Y sirve para algo?
SOR: A mí mucho, me ayuda a estar en contacto con Dios que es el que me da fuerza, el que mueve mis hilos, es mi líder y al que sigo.
YO: Ya sabes que yo en eso no estoy de acuerdo contigo, ¿verdad?
SOR: Lo sé y por eso, rezo todos los días por ti, y se que tú también rezabas, ¿verdad?
YO: Lo siento las preguntas las hago yo, (me sonrío). Cuéntame como es un día en la vida de Sor.
SOR: Crees que eso es importante.
YO: Si te lo pregunto es por qué lo considero interesante.
SOR: Bueno eres peor que Mercedes Milá, (nos reímos).... Me levanto pronto, dedico un tiempo a mis oraciones y a mi meditación y desayuno ligero. Enseguida organizo mi agenda y dependiendo del día, así encamino mis pasos, como alguien dijo los caminos de Dios son inescrutables. En definitiva, trabajo, trabajo y trabajo, nunca es poco el trabajo, y a veces tengo la sensación de que podía haber hecho más......
YO: Hace poco en la tele vi una entrevista a una monja de estas modernas que decía que ella ya no le pide a Dios que le pide a todo Dios, ¿Tú también le pides a todo Dios?
SOR: Yo le pido a todo Dios y a muchos, muchos seres humanos. Sabes; un día entregué mi vida para ayudar a los más necesitados así que si es necesario, yo le pido hasta al mismo diablo.
YO: Y ¿qué podemos hacer el resto para ayudar?
SOR: Lo que tú haces, por ejemplo.... (la corto). Mi amigo, con esto que estas haciendo y con que alguien lo lea y se conciencie de que hay necesitados en el mundo, más aún en tu propia ciudad, en el edificio donde vives; y pensar que puedes ayudar con poco, algo que me sobre en la nevera, una camisa que no me ponga, una silla que no use.... con todo eso hacemos un mundo para aquellos que, por diversas circunstancias, hoy lo están pasando mal. Se que no te gusta cuando hablo como religiosa pero, en definitiva eso es Iglesia.
YO: Tú ya sabes que tu Iglesia me gusta.
SOR: Pues esa es la Iglesia por la que yo lucho.
YO: Por cierto, ¿para cuando una Papisa?
SOR: (Se descojona de la risa),.... los caminos del Señor son inescrutables.
YO: Si llega ese día yo votaré por Tí.
SOR: En todo caso, yo no me presentaría, a mí me gusta más el trabajo de campo.
YO: Vamos eres una zapadora..... Gracias por esto Sor.
SOR: Gracias a ti y un fuerte abrazo a todos tus amigos y amigas que lean esto. También rezaré por ellos.


La entrevista acabó con un enorme capón que recibí por lo de la pregunta de la Papisa y con una foto en la puerta de su casa que he pixelado para que, como ella me dijo, su cara no aparezca.


Solo porque ella me lo pidió, ella quiere ser anónima.
Con todo, debo decir y digo que hay gente que no es de este mundo. Una de esa gente es ella,
Una buena amiga, además que se llama como mi madre y como mi hermana.
Por ella, bien vale la pena...... rezar.


Dedicado a todas las personas anónimas del mundo.

domingo, 27 de abril de 2014

De mi nacimiento.

Todo comienzo es duro y los retos me encantan. 


Alguien me ha pedido que hiciera esto y me apasiona. No sólo porque me voy a soltar en muchos temas sino porque voy a publicar a través de aquí algo que titulé "Los desterrados hijos de Eva" y que es una autobiografía de alguien que conozco muy bien.


Mi comienzo, de todas formas, va a ser con la entrevista a una persona que quiere permanecer en el anonimato, siempre en un segundo plano, pero lo que hace, es de ser ÚNICA.

Es una religiosa muy especial y así, veremos el mundo a través de los ojos de una monja

Nos vemos en cualquier sitio de paz.