sábado, 27 de septiembre de 2014

UNA VIDA VISTA DESDE EL AGUA.... EL AGUA DEL MAR.


El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre, 
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste 
del mar?
En sueños la marejada 
me tira del corazón; 
se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste 
acá? Gimiendo por ver el mar, 
un marinerito en tierra 
iza al aire este lamento: 
¡Ay mi blusa marinera; 
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!

Nunca os lo he dicho pero soy Piscis, pero muy Piscis. Eso tiene sus impliciones. Soy creativo, tonto, creativo, muy tonto y eso; siempre estoy en la luna. 

Por eso será que cada vez que pongo un pie en la tierra, prefiero quedarme en el mar.

Para mí el mar no es mar, es la mar. El mar es paz, calma, tenue suavidad, espuma, olas; por eso es azul. El mar tambien es bravo, de ahi, el oleaje pero siempre viene la calma; a veces, la calma chicha.

Me gusta la gente que le gusta el mar, me gusta Rafael Alberti que escribió lo que habéis leido antes.

Me gusta la gente que le gusta el mar. Suelen ser gente creativa, constante en sus ideas, amables, originales, fieles, activos, azules, claros, únicos, creo que siempre se caracerizan porque son únicos, y transmiten eso, ilusión y ganas de vivir.... irradian vida y la vida es bella.

Me gusta la gente como tú.

Permitirme y acompañarme en un paseo por el fondo del mar.....................









Desde hace mucho tiempo no me habia encontrado con algo tan bello, es todo color, es vida.

Pues ahora la sorpresa, esas fotos no están sacadas del fondo del mar. Esas fotos son de una pecera, sí, una pecera de las peceras de casa....de esas que, a veces, incluso decoran.

Pero esta pecera tiene la suerte de ser amiga de alguien que le gusta el mar, alguien que es 
gente creativa, constante en sus ideas, amable, original, fiel, activo, azul, claro, único, creo que siempre se caraceriza porque es único, y transmite eso, ilusión y ganas de vivir. Le gusta el mar.

Quiero dejar claro que no soy amigo del cautiverio y las peceras pueden parecer jaulas. Esta pecera no es eso. Los habitantes de esta pecera tienen tanto color como el color de los hijos que aman a sus madres. Perdonar pero me dejó maravillado porque en esa pecera había vida, toda la vida que él le daba....porque sus manos dan vida y color.

Es una suerte para mí conocer a gente tan especial como Adrian que de algo que parece una jaula saca vida. El mima, cuida, e incluso habla con los habitantes de su mundo. Los alimenta, los reconforta e intenta que estén bien. Lo mejor de todo es que lo consigue ... se le nota en la mirada que es una pasiõn.

Esa jaula que decora las casas y que solemos llamar PECERAS, Adrian la eleva al nivel de arte.

Ni Miró ni Dalí, consiguen tanto color......... artista del agua y artista en el mar.

Daros un paseo por el mar, por favor, acompañarme para que comprobéis la maravilla que en estos últimos días he descubierto.

Esto es un viaje ............... UN VIAJE POR EL AGUA COMO DEL MAR

Grande ámigo y que sepas que gente como tú, necesita el mundo.

Nos vemos ..... en TABARCA.

El mar es absoluto, o la absoluta calma, o la absoluta soledad, e incluso absoluto miedo, pero siempre la mar es vida.

martes, 16 de septiembre de 2014

PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID.

Digamos que hace trece años y por motivos de trabajo me trasladé a Madrid.

Ni me inmuté, alquilé una furgoneta y con la ayuda de mi amigo Ginés trasladé algunas pocas cosas para allá.

En un principio alquilé una casa deprisa y corriendo en la Avenida de los Toreros que allá en su época me costaba 60.000 pesetas de las pesetas de antes, las rubias.

Fue cuando verdaderamente empecé a entender la diferencia entre pequño y grande, el ver Barrio Sesamo no me sirvió para nada. La casa, si se puede llamar casa, era pequeña; muy pequeña.

En esa casa también entendí el concepto grande, me dí cuenta que Madrid era grande y que Alicante era pequeño. Empecé a encontrar muchas cosas grandes.

Encima me resfrié la primera semana y me quedé sin butano, así que también me dí cuenta que no sabía donde estaba la farmacia ni cómo compraba una bombona de butano.

Hice mi primera locura, ese fin de semana de visita a Alicante vine cargado con la bombona de butno vacía, la compré en Alicante y me la lleve llena a Madrid.

Mi traslado era por un año y me quedé trece; y podría haber estado más pero una embolia me jodió la vida.

Madrid me trató bien, muy bien. Allí me enamoré y me desenamoré, descubrí el arte, el teatro, el cine por la mañana y las distancias largas.....y alguna que otra distancia corta.

Profesionalmente conseguí más de lo que esperaba y personalmente conseguí menos de lo que soñé.

Conocí a mucha gente y me encantaba salir sólo. Madrid tiene la fuerza suficiente como para nunca sentirse sólo.

Descubrí las largas caminatas domingueras y me encantaba perderme por el Madrid de los Austrias.

Nunca me sentí solo, e intenté hacer raíces, me compré un piso.

Viví en el Barrio de las Letras y desde allí dominaba toda la ciudad.

Nunca olvidaré mis cafés de los domingos en la plaza que hay al lado del Ministerio de Sanidad y comer en algun sitio de Gran Vía.

La Gran Vía me daba vida pero sobre todo, fue el Retiro el sitio que me adoptó después de que me diera la embolia.

Gustaba de sentarme en el lago al final, en la parte derecha y escuchaba a un violinista que siempre tocaba las mismas canciones.

Me perdía por sus parterres como ocultándome de una enfermedad que casi me mina.

Yo que no soy religioso, un dia paré en la Iglesia del Cristo de Medinaceli y le miré a la cara y no pude reprimir el instinto de preguntarle por qué a mí.

Para los curisosos, que sepáis que nunca me respondió..... siempre se ha quedado mudo, supongo que por qué en definitiva, es de madera.

Una vez me preguntaron que es lo que más me gustó y siempre diré y digo que el día que fui a la ópera, creo que tuve incluso un pequeño orgasmo y todo.

Y el Palacio Real y la Puerta de Alcalá, la de mirala, mirala..... y la miraba. Y lo más; el Reina Sofía, es decir, el Museo y el Guernika y Sorolla, la luz.

No se si volveré, ahora creo que quiero envejecer en un sitio pequeño.

Eso sí, nunca te olvidaré..... me rozaste el corazón y la herida no ha sanado.

sábado, 13 de septiembre de 2014

LA VIDA VISTA DESDE LOS OJOS DE UN PADRE QUE ERA BARMAN

De mi padre guardo muchas cosas, pero sobre todo un libro de cócteles que data de 1960 a que compró en Barcelona.



Mi padre decía que yo tenía mano para eso de los cócteles pero la verdad que él si era un artista. En Alicante era conocido como el mejor barman, siendo el responsable de la cafetería del desaparecido Hotel Carlton.

Mi padre se llamaba Andrés Cerdá Reig y era un estupendo profesional en lo suyo.

Falleció joven de un cáncer de hígado y dejó una familia que le quería y muchos amigos, amigos que sobre todo le apreciaban por su trabajo.

Y es que ya no quedan barman de los de antes, de esos de chaqueta blanca y lito en la mano. De esos que como decía tenían que ser un poco psicólogos, un poco ángeles y también un poco demonios.

El resto de mis hermanos y mi familia casi todos han hecho un cameo en el mundo de la hostelería, menos yo porque él quería que su Jose estudiara en la Universidad porque era muy listo. Y creo que no le defraudé.

Hoy me he acordado de él porque de nuevo he usado sus enseñanzas para celebrar el cumpleaños de alguien que quiero mucho.

Cuando me sale la vena Andrés quedo como un Dios en cualquier reunión con mi coctelera y mis mejunges.

Hoy ha sido de nuevo el recurrido PORTO FLIP que tantos recuerdos me trae.

Lo curioso de todo es que mientras lo hacía me he acordado de tí, Andrés.

Sé que me vas a ayudar en esta época y a lo mejor debo pedirte disculpas públicas porque fui muy exigente contigo, sí, el hijo fue demasiado exigente con el padre.

Ahora más que nunca me gustaría oir ese TE QUIERO que nunca me dijiste porque tu timidez te lo impedía, pero es que Andrés como buen barman era extrovertido detrás de una barra pero muy introvertido fuera de ella.

De todas formas, un beso allá en la nueva barra que me han dicho que has montado allí arriba, aunque se de buena pinta que a tí te hubiera gustado más montarla abajo.

Mi padre era buena gente con sus cosas pero buena gente y me permito dejaros algunas de esas cosas que él me enseñó y que aquí os la dejo.

CAP DE CAVA: http://www.ciao.es/Cap_de_Cava__Opinion_2075495
AGUA DE VALENCIA: http://www.ciao.es/Cocteles__Opinion_2075254
CAVA CON FRESAS: http://www.ciao.es/Cocteles_de_Cava__Opinion_2077606
CAVA TRICOLOR: http://www.ciao.es/Bebidas__Opinion_2077505
CAFE NOIR: http://www.ciao.es/Coctel_con_Cafe__Opinion_2076148
DRY MARTINI: http://www.ciao.es/Dry_Martini__Opinion_2079260
SAN FRANCISCO: http://www.ciao.es/San_Francisco__Opinion_2080911
CLERICÓ: http://www.ciao.es/Clerico__Opinion_2080450
MAI TAI: http://www.ciao.es/Mai_Tai__Opinion_2084606
SHIRLEY TEMPLE: http://www.ciao.es/Shirley_Temple__Opinion_2085961

Todo esto me lo enseñó él, MI PADRE.

A la memoria de Andrés Cerdá Reig.....

martes, 9 de septiembre de 2014

QUERIDA AMIGA: Carta escrita desde lo más hondo de mi corazón

Querida amiga:

Espero que al recibo de estas letras te encuentres bien, dentro de lo bien que se puede encontrar alguien que ha sufrido una pérdida de alguien querido.

Sólo quiero que sepas que mucha gente como yo te quiere. te estima y te aprecia. Mucha gente como yo está contigo no sólo en los momentos malos, también en los buenos momentos.

Así que querida amiga no estás sola y no te permito que digas que te sientes sola.

La soledad no es buena amiga, ni buena consejera aunque algunos nos hemoss agarrado a ella. 

Soledad es comprensible y entiende que cuando vueles lo harás con un despliegue de alas más grande que el de un condor.

Por si no lo sabes, quiero que sepas que eres un ser especial. 

Sólo los seres especiales se preocupan del mal ajeno, están cuando los necesitas y lo mejor también cuando no los necesitas.

Siempre me he sentido acompañado por ti, siempre he recibido esa llamada cuando la necesitaba y, aún en la distancia siempre te he sentido cerca.

Sirva la presente para declarar mi admiración por tí.

Sirva la presente para gritar al mundo que TÚ eres bienaventurada entre todas las mujeres y aunque con mácula, tu te mereces estar en el Paraíso, en el terrenal y en ese que dicen que existe después de la vida.

Por mi parte, yo siempre estaré ahí, entre millones de besos, porque el beso es la expresión más sincera de admiración y aprecio......es AMOR.

Que todo el mundo sepa que TÚ Yolanda, eres admirable; y creo que admirada.

Sin otro particular, recibe un millón de besos.

VERBO o JOSÉ




domingo, 7 de septiembre de 2014

CASTILLO DE SANTA BARBARA: UNA EXCURSION POR MI CIUDAD

LA VIDA VISTA DESDE UN CASTILLO.

Para una alicantino, la mejor reseña de identidad es que lo comparen con el mar y el fuego.

Una de las imágenes que se queda en la retina de cualquier visitante es la del Castillo de Santa Barbara que se erige majestuoso sobre el monte Benacantil e impregna toda la ciudad.

: El castillo de Santa Bárbara se encuentra ubicado en el centro de la ciudad de Alicante, mole rocosa de 166 m de altitud lindante con el mar, lo que le confiere un enorme valor estratégico ya que desde la misma se divisa toda la bahía de Alicante y sus alrededores terrestres. La imagen de la montaña desde la playa asemeja una cara, por lo que recibe el nombre de «la cara del moro» y es un icono de la ciudad de Alicante.
Llamada esta roca Banu'l-Qantil por el geógrafo musulmán Al-Idrisi (siglo XII), hay historiadores que datan el origen del topónimo en las palabras bena, transcripción al árabe de pinna, 'peña' en latín, y de laqanti, adjetivo que proviene de Laqant, Alicante para los árabes.

La imagen del castillo es, por lo tanto, la imagen de la cara de un moro.

Dejarme que os cuente una leyenda sobre el castillo. Una historia de amor, simplemente, con un final inesperado pero que nos hace reflexionar de lo intransigente que a veces somos los humanos.

Esa leyenda dice:

En una ocasión, durante una fiesta, la bella princesa se retiró al patio de armas de la antigua fortaleza harta de los halagos y los melindres de sus enamorados. Estando allí contemplando el mar una voz le salió entre las negruras de la noche.

El joven le declaró su ardiente amor; ella admiró su valentía al presentarse ya que se dió cuenta de que era cristiano y, conmovida por su arrojo, le previno contra el peligro de su estancia en el castillo.

Seducida por el enamorado cristiano le ayudó a escapar por un pasadizo oculto y volvió a la fiesta más bella y radiante que nunca.

Su padre, al verla, tuvo la idea de ofrecérsela como esposa al Sultán de Damasco.

Mientras preparaba la petición al Sultán la princesa iba desmejorando día a día y a pasos agigantados.  La alegría y la amargura aparecían en su rostro alternativamente por lo que la nodriza decidió espiarla hasta que vió que se veía con una persona que le hacía señales con espejuelos a los que ella respondía.

Un día vió como del pasadizo salía un joven cristiano, le decía su nombre, Ricardo de Oñate, un nombre que imposibilitaba su amor ya que su padre era uno de los nobles cristianos que más encarnizadamente luchaban contra el Príncipe.  En ese momento decidieron unir sus vidas y huir de sus respectivas patrias para que su única patria fuera su amor.

Al ver la situación la nodriza corrió a contárselo todo al príncipe que, loco de rabia al ver sus planes destruidos por culpa de un enemigo cristiano, decidió esperar al cristiano en una de sus incursiones nocturnas para prenderlo y matarlo como espía.

Una vez prendido la princesa enmudeció de dolor y su piel se volvió cenicienta y sin brillo lo que conmovió el padre que decidió hacer una apuesta con ella. 

 - "Si mañana aparece la tierra blanca te dejaré que te cases con él, y si no es así, morirá colgado de la torre más alta del castillo"

Ante esta terrible condición, pues ella no había visto nevar en su vida, no pudo dormir en toda la noche orando por el milagro.
Ante el estupor de todo el mundo el campo amaneció nevado de azahar, la blanca flor del almendro, como nunca antes se había visto.  Cuando fue a decírselo a su padre, éste, en su perfidia se volvió blanco y miró hacia la torre más alta donde pendía sin vida el cuerpo inerte de su enamorado cristiano.


Ella corrió hacia él y en un abrazo mortal se precipitó con su amado por el talud de la sierra. 

El padre, desesperado ante la muerte de su hija, se precipitó tras ella quedando destrozado por las chumberas a mitad del precipicio.

Y desde entonces la sierra tiene la cara del malvado príncipe, azotado eternamente por el viento y el tiempo inclemente.

Esto demuestra de nuevo que el amor no tiene fronteras, por lo tanto la paz tampoco deberia tenerla.

Disfrutar de las vistas del Castillo......................