domingo, 29 de mayo de 2016

PENNY DREADFUL: Cuando el terror se hace arte.

Mucho tienpo era el que aquí, un servidor, no se enganchaba a una serie de TV. Mira que lo evitaba y, más en los tiempos que corren que las series pasan de cadena en cadena.

Pues me he enganchado y la culpa la tiene que soy muy fan de eso que se denomina terror, suspense, cine fantástico y esas cosas que te hacen poner los pelos de punta.

Hace poco que dispongo de Movistar+, y eso es un despelote de series. Sin duda una buena oferta.

Una noche pillo un capítulo de una serie de la que había escuchado muy buenas críticas y allí me quedé. Ensimismado descubrí un producto original, único, con calidad y con una excelente paleta de negros.

Estaba en la tercera temporada pero yo ví en un tiempo record las dos anteriores porque esta serie, se ve con facilidad, engancha. Ese es el secreto de que una serie triunfe, que enganche y, para eso, debe gustar.

Esa serie se llama Penny Dreadful.



Si tuviera que definirla yo dría que es un compendio entre terror y suspense dentro de un estupendo ambiente muy gótico pero con un refinamiento que roza casi la perfección.

Creada por John Logan y producida por el gran San Mendes nos sumerge en el Londres victoriano de finales del siglo XIX y tiene la particular sutileza de mezcar, todos esos personajes que nos persiguen en los sueños y nos dan miedo: y todos esos personajes juntos y en un sola trama.

Intentaré no introducir spoilers; mira que me gusta poco esa palabra, pero en una misma historia nos encontramos a Frankenstein y sus criaturas, a Dorian Grey, a Dracula, a Dr, Jekyll, al hombre lobo, todo aderezado con mucho demonio y artes negras, al más y mejor estilo gótico post-moderno.

No hay serie actual que se precie que para eso de triunfar utilice también muchas sangres, desnudos y algo de sexo.

Pues en Penny Dreadful, sangre de la más roja, desnudos integrales en ellas, y culos de ellos; con algún frontal. Parece que nuestros queridos actores son más reacios a enseñar sus partes íntimas a diferencia de las mujeres. Y mira que queda feo ver a un tio haciendo el amor en calzoncillos o después del coito, levantándose tapándose las verguenzas con la sabana.

Ahora entiendo a las actrices, ellas lo tienen que enseñar todo y encima las pagan menos.

Sí que es de agradecer que en Penny Dreadful las escenas de violencia tienen su razón de ser, los coitos son con consecuencia, los pubis de ella son naturales, los traseros de ellos lucen sin cortes, e incluso, escenas homo, bi, o de colectivo, tienen su razón de ser. Se mezcla todo, como en un intento de querer agradar y llegar al máximo de público. 


Muchas son las razones por las cuales, os quiero recomendar Penny Dreadful:

1. Un guión vivo, original, y con un compás in crescendo. Diálogos muy psicológicos, perfecta descripción de los personajes y la trama, y un sútil erotismo. Dentro del compendio de directores que pueden trabajar una serie, curiosamente no encuentras diferencias entre un capítulo y otro. Todos son fieles a su comienzo, que los primeros capítulos fueron dirigidos de una forma soberbia por Juan Antonio Bayona. La tercera temporada cuenta con la dirección de otro español, Paco Cabezas, y me ha sorprendido muy gratamente.

2. Una serie de terror que se precie, debe jugar con maestría dentro de la oscuridad. Vais a ver toda la gama de negros que nunca el ojo podrá apreciar de forma que cuando entra el blanco, ni los personajes, ni la ambientación pierde la fuerza de ese aire gótico que rezuma en cada poro del celuloide. Magistral el tratamiento de la fotografía, de la ambientación, del vestuario y de los maquillajes, peluquería y efectos visuales. Cada capítulo es una película, en sí. Algo importante, mira que es complicado recurrir al uso de los flash-back, y en esta serie quedan cuadrados en el todo que describe la trama.

3. Pero Penny Dreadful, no sería Penny Dreadful, sin el personaje que es el eje de la historia y que lo interpreta Eva Green, que la conoceréis por películas como Casino Royale. Eva está bárbara en el personaje de Vanessa Hayes, lo borda y simplemente, usando su lenguaje corporal y usando su cara. La cara de Eva transmite todo lo que debe transmitir un personaje oscuro, atormentado, maléfico a veces, pero dulce y sensual, a la vez. Eva se exprime al máximo, nos presenta todo lo que alguien puede llevar dentro y su alarde interpretativo deja a este mortal sin palabras. Una vez dije que la que mejor lloraba era Meryl Streep, pero Eva llora con unas lágrimas que no son líquidas. Esta mujer es toda una diva. Eva se desnuda en Penny Dreadful en todos los sentidos, física, emocional y mentalmente. Simplemente por la generosidad que concede a esta mujer atormentada se merece todos los premios del mundo. 

Penny Dreadful también me ha servido para cambiar la opinión que tenía sobre actores como Timothy Dalton y Josh Harnett, sobre todo, sobre éste último. Interpreta al hombre lobo (mejorable en cuanto a caracterización) y pierde esa imagen de chico guapo que me había generado sus películas hollywodienses. Sin apartarse de su buen porte, con este papel, veo a un actor actuando, transmitiendo y con matices.

Luego me ha permitido descubrir a Harry Treadaway como Victor Frankenstein y su mundo de muertos vivientes, a Reeve Carney como Dorian Gray; un hombre seguro, fascinante, solitario y dual, a Billie Piper como Brona Croft; lo sexual elevado a la quinta potencia y, sobre todo, a Patti Lupone, que en su doble papel de bruja y psiquiatra, me está conquistando.

Pero la intriga más intrigante, después de ver los primeros capítulos, es saber por qué Penny Dreadful se llama Penny Dreadful.

Eso lo tendréis que descubrir vosotros.

Para poneros los dientes largos deciros que a toda la gente triste le gusta la poesía pero a la gente feliz le gustan las canciones; o eso dice Vanessa Hayes.

jueves, 19 de mayo de 2016

DE LOS CONTRATOS BASURA Y OTRAS BASURAS YA CONTRATADAS.

En algún lugar del mundo a 17 de mayo del año 16.

Os voy a contar una historia real.

No desvelaré al pecador; pero si, al pecado.

Me cuentan que una persona de 50 años salió un día al mercado laboral a buscar trabajo, después de un año de baja médica.

Después de algunas entrevistas y visto como estaba el panorama, recibe la llamada de una empresa que él conocía y de la que tenía una buena impresión.

La entrevista fue positiva y deciden contratarlo.

Eso sí, la empresa exigió a esta persona, título universitario y referencias para un trabajo de atención al público por el que no cobraría ni 1000 euros.

Como el hambre apretaba aceptó.

También es cierto que la responsable de la empresa le dijo que se le contrataba por períodos de tres meses y que llegado el año se analizaría la posibilidad de que se quedara fijo. No puso ninguna pega, cómo para poner pegas estamos.

La persona comienza a trabajar y empieza su desilusión.

Compañeros quemados por el trato que les dispensa la empresa, muchos problemas a nivel servicio, una formación recibida escasa y mala, y encima, presión constante para cumplir objetivos; unos objetivos complicados de cumplir, por los que se supone que cobraría un incentivo..... bueno incentivo, incentivo, no: limosna.

El día a día era desesperante, cuando no había una queja de un cliente, había dos y cuando no, no había línea informática.

Comenta esta persona que nunca había recibido tantas faltas de respeto, e incluso por los propios compañeros en cargos superiores que, se lavaban las manos, en cualquier problema que se suscitara con los clientes. Todo lo que aprendió a lo largo de su vida profesional en eso de servicio al cliente, aquí se derrumbó....... mo existía servicio al cliente.

Eso sí, los casi 1000 euros estaban religiosamente en su cuenta todos los días 29, con lo que al menos, el consuelo lo tenía.

Llegados los tres primeros meses le renuevan pero le cambian de ubicación a una oficina en la que estaría sólo, todas las tardes, en una jornada de 16 a 22 h de lunes a sábado.

Y cuando dice sólo, aclara que más sólo que la una. Es entonces cuando los marroncillos se convierten en marrones, y los superiores parecían inmunes a ese hecho. Parecían acostumbrados a esas situaciones. Les resbalaba.

Otros tres meses y renueva.

Vacaciones y entonces resulta que para recuperar las 40 horas que no hace a la semana debe cubrir el puesto de 10 a 14:30 h y de 17:30 a 22 h; por supuesto de lunes a sabado. Esto le suponía tener que comer fuera de casa, y estar paseándose de 14:30 a 17:30 h; es decir, el trabajo le costaba dinero.

Los marrones ya se convertían en verdaderas mierdas que se enquistaban con el tiempo. Se hizo inmune a los gritos y a las quejas, incluso se hizo colega de un cliente que se le tenía que pagar 45 euros y llevaba dos meses detrás de ese dinero..... vergonzoso.

Me cuenta que sentía tanta impotencia que llegó, incluso, a sentirse desdichado; sobre todo, cuando la gente de su alrededor para consolarle le decía eso de que "al menos tienes trabajo".

Si trabajo tenía pero, a qué precio?

Legan los últimos tres meses y mi querido amigo pregunta a la responsable cual será su futuro en esa maravillosa empresa.

La responsable da bandadas pero, vaya, incluso se le da un hilo de esperanza alegando que cómo es mayor de 45 años, la empresa se puede beneficiar de esa situación. Buena la empresa que busca beneficiarse de uno que es viejo.

Mi querido amigo, después de lo vivido, incluso deseaba que no le renovaran. Más aún empieza a buscar trabajo e, incluso, lo pregona a los cuatro vientos...... a todo el mundo le resbalaba todo.

Dos meses antes del vencimiento del contrato, no sabe nada de su futuro, allí nadie abre el pico.

Un mes antes del vencimiento del contrato, no sabe nada de su futuro, allí nadie sigue sin abrîr el pico. Sólo abren la bocaza para preguntar si ha hecho producción; porque lo de los marrones, no contaba.

Resultaba que alguien con un contrato temporal, había meses que hacía más producción que los empleados fijos.... que a algunos les resbalaba el tema más que a los superiores.

Veinte dias antes del vencimiento del contrato, no sabe nada de su futuro, allí. no sólo nadie abre el pico; sino que ya incluso, hasta le evitan. Al menos consigió no recibir la llamada diaria de la responsable preguntando eso de qué has hecho. Incuso esa responsable, en su visita semanal a la oficna, se va corriendo a las 3 de la tarde para no cruzarse con su empleado.

Alega que no tiene nada que decirle...... !VIVA LA "POFESIONALIDAD"!

Advierto que no hay falta de ortografía, es que algunos en vez de profesionales con "pofesionales".

Diecisiete días antes, al menos, corrobora que no va a seguir en la empresa porque la responsable envía un mail a todo empleado en el que a él, le excluye descaradamente. Eso ya es "pofesionalidad" elevado al cuadrado.

Cuenta el afectado que llegó a sentir verguenza ajena.

Me cuenta mi querido amigo que esa sensación de impotencia que le quedó, nunca en la vida la había sentido. Decide descolgar el telefono y hablar con la "pofesional responsable" para que, por su boca, abra el pico.

Y lo abrió, para decirle que se estaba analizando, que de ella no dependía y que se estudiaba desde el Dpto de RRHH. Claro y esta persona con 50 tacos es tonta y se ha caido de un olivo.

Reconozco que yo también odio mucho a la gente que le mola marear la perdiz.

A los tres días, este buen hombre de 50 años recibe la visita de esa responsable donde la haya, y le entrega una carta diciendo que de renovar nada. Eso sí, estan muy contentos con mi amigo y encima le ofrece un posible puesto..... en Madrid. Aquí la gente, como diría mi sobrina, lo flipa.

Esa persona de 50 años se quedó con el corazón partío. Supongo que no da nada de gusto que le tiraran a la puta calle y vayas al paro; pero en el fondo, se alegró.

MORALEJA

Esto son lentejas; si quieres las comes y si no las dejas. El contrato era una basura de CONTRATO EVENTUAL POR CIRCUNSTANCIAS DE LA PRODUCCION, y esta persona de 50 años está por ahora en el paro, ganando lo mismo, si casi 1000 euros.

Algo le ha quedado claro, salvo en caso de innanición, nunca más firmará un contrato de esas características..... a robar a Sierra Morena.

Eso sí, se va con el convencimiento de que visto lo que ha visto y vivido, es un buen profesional.

Hoy ha mantenido una entrevista de trabajo y se ha dado el gustazo de contar todo, todo, todo. Para él ha sido un consuelo escuchar eso de ...... nosotros no usamos ese tipo de contratos.

P.D. Esta persona de 50 años no quiere dar el nombre del pecador, él si es íntegro, y, en el fondo no les culpa. Culpa a quien permite este tipo de basura..... Aunque el que usa basura; corre el riesgo de intoxicarse.

jueves, 12 de mayo de 2016

Y, por qué debo volver a votar?

En algún lugar del mundo, a 10 de mayo del año 16.

Queridos y queridas:

De nuevo, elecciones.

Reconozco que no me apetece nada volver a las urnas porque, estos queridos y queridas políticos y políticas me han defraudado de forma supina y manifiesta.

No han hecho sus deberes y han chupado cuatro meses del bote de los españolitos, cuatro meses calentando unos escaños que han sabido a un rancio Nescafé.

Los nuevos se quejaban del bipartidismo y han demostrado que aquí lo único que vale es el orgullo y .... la pela. Nada, ya no hay bipartidismo y para qué?.

La prueba la tenemos en este nuevo idilio entre IU y Podemos.

A mí, y esta es una opinión muy, pero que muy personal, me suena a:

PRIMERO: Un gran paripé. Después de cómo Iglesias puso a Garzón, éste se ha olvidados de los desprósitos y desprecios del primero para el segundo. Como veis, en política como en la vida misma, vale todo. Miedo me da cuando los de Podemos ahora vayan a dar una rueda de prensa. Si antes se juntaban 6 personas detrás del orador, ahora van a necesitar un estadio de futbol que albergue a todos esos que se ponen de palmeros detrás del que hable. Por favor, al director de imagen de los susodichos, que sonrían un poco, y que no bostecen..... que se les ve las caries.

SEGUNDO: Analizando las noticias y la situación económica de IU, evidentemente le viene mejor 8 escaños que 2; y esto a un precio muy elevado. Con 8 recibirá más subvención que con dos...... y mientras yo cobrando 900 euros de paro.

TERCERO: Resulta que lo de coalición es de cara a la galería, en definitiva, sólo van a compartir una base de mínimos, e ncluso, cada uno hará su campaña electoral.

Entiendo a Llamazares cuando eleva el grito contra su propio partido porque lo que yo también veo y, no es que vaticine, es la eminente desaparición de IU.

Pero, yo no confío en Podemos. En Podemos no hay unión, no veo unión, es un conglomerado de muchos círculos que, en algunos casos, no se entrelazan. Cuando todos empiecen a sacar su yo reivindicativo, les pasará como a Errejón que ya no sale en la foto.

Eso sí, si alguien dice una frase recurrente, leáse Gobierno a la valenciana, todos la repiten como loros.

Y es que yo no quiero un Gobierno a la valenciana.

Si de lo que nos quejábamos era del bipartidismo, esperaba algo más de los partidos políticos; de los bipartidista y de los que no lo eran.

Qué pena reconocer que todos somos CASTA.

Por cierto, sigo sin entender lo de un gobierno de GRAN COALICION. Si yo no quiero que vuelva a gobernar el PP, no quiero que mi voto sirva para que gobierne, lo veo lógico. Tampoco entiendo que pintan PP y PSOE gobernando juntos.

Porque Sr. Rajoy eso de que debe gobernar la lista más votada, está por ver. Usted era la lista más votada pero nadie le tragaba, por lo que sería imposible que usted sumara una mas uno.

De todas formas y, aunque no me levanta usted ninguna simpatia, en esta fase o llamémosle cuatro meses en la que ha estado de vacaciones, ha demostrado poco, muy poco, a mí, nada.

Para ir con la pataleta de que la lista más votada debe gobernar, usted ha demostrado que charlar poco, que dialogar poco, que entender poco, que intentarlo menos.

Yo ya he cumplido con mi trabajo que era votar, pero usted y el resto de los cientos de personas que han calentado asientos en el Congreso, no han hecho su trabajo que era gobernar..... eso sí, salvo la honrosa excepción de los dos partidos que, al menos, se sentaron para dialogar y entenderse.

Espero que todos devuelvan las tablets, y me planteo no ir a votar.

Por cierto, y si todos, y digo todos, no fuerámos a votar........... seguro que sale alguno repartiéndose los ministerios.

Volveré, porque ese video de Garzón diciendo que tiene una sorpresa, se abre el zoom, y se le ve corriendo a abrazar a Iglesias, es de lo más Berlanga que he visto en mi vida.

Non ti muovere.