jueves, 6 de julio de 2017

HISTORIAS E HSTERIAS: CAPITULO IV

CAPITULO IV: 
HONRARAS Y PUNTO.

Como tengo un tono de voz un poco elevado, casi rozando el límite de decibelios permitido, no pude evitar que Alba se enterara de todo el lio entre Ingrid. el chulo que vivía con ella, o viceversa, el whatsupp, mi supuesta proposición indecente, los desvarios de un monaguillo y etcétera.

Reconozco que cada vez que hablaba con Yolanda era un sorbo de aliento el que me entraba por los pulmones y, a la vez,  me sorprendió la confianza que tenía con Alba para que escuchara ciertos temas como éste, que más que farragoso era puro teatro de gente que no tiene ocio.
Cuando colgué con Yolanda empecé a contarle a Alba toda la histeria en el affaire Ingrid.
Reconozco que lo primero que dije para dirigirme a su marido fue llamarle ''payaso''; pero enseguida rectifiqué, porque realmente a los que insultaba eran a los payasos, comparándolos con este bicho. Qué culpa tiene Fofo de que en el mundo haya humanos que siendo lobos van disfrazados de corderos y aprovechan las procesiones para cargar con una cruz.
Hace mucho que omití de mi vocabulario ciertos apelativos para insultar a las personas, tales como mariquita, maricón, tortillera, subnormal, anormal, gordo, feo, gafotas....
Esos apelativos como hieren, los eliminí de mi léxico. De mi madre aprendí que si quería ser respetado, debía emperzar por respetar al prójimo. 
Pero claro, lo más fácil hubiera sido llamarlo hijo de puta, pero que culpa tienen las madres de haber parido a este tipo de bichos que ni se merecen un documental de La2. 
Lo de hijo de perra, también descartado, porque como yo tuve una perrita y son los únicos seres vivos que cuando llegas a casa, se alegran y encima, te menean el rabo; me niego a insultarlos.
Así que me limité a llamarlo como lo llamaban en su círculo más íntimo.
El marido de Ingrid se apodaba ''El Pocajuntas''. Aclaro que a su círculo y en su momento, pregunté el por qué de Pocajuntas, y no me quedo claro si era por el tamaño de su miembro viril, o porque solo tenia dos neuronas en el cerebro y las tenía muy juntas.
Como me enrollé mucho en la explicación y percibí que Alba se perdía en toda esta histeria le hice un resumen.
Pocajuntas, le pilló el móvil a Ingrid, había leido una consersación entre ella y yo y se había pensado que yo me quería beneficiar a su mujer, amiga, esposa o yo que se; porque, en definitiva, lo único que se sabía de esta triste pareja es que cohabitaban juntos y que tenían hijos. La verdad que me sorprende que haya gente en este mundo que en vez de pillar libros para leer, pillen móviles ajenos y cotilleen conversaciones entre amigos y, reclaco, amigos.
Las caras de Alba cambiaban de lo sorprendido, a lo jocoso, pasando por alguna que otra carcajada porque en defintiva, lo que Pocajuntas leyó es una simple frase, tal como, ''cielo que pases un buen día''.
Pocajuntas tradujo ese ''cielo que pases un buen dia'' como ''te voy a matar a polvos como a las cucarachas'' y, sinitendo su honor mancillado, me bloqueó del whatsupp de su esposa, amiga o amante.
Alba lanzó carcajadas de kilómetro y medio y como su risa me contagiaba, llegamos a ese punto en el que de tanto reirte, se te encajan las mandíbulas y empiezas a llorar.
Como la situación me había calentado y no al nivel de excitación, le describí a Alba quien era Ingrid.
Ingrid era una mujer siempre triste para su edad, y lo subrazo, Ingrid era la mujer de la triste fihura. Con un pelo cano, que no se sabía si era de herencia o de suplicios, y del montón. Ingrid no dejaba de pasar desapercibida por su irritante tono de voz. A Ingrid se la quería y la aceptaba porque era ''amiga de'' y en mi caso, como era amiga de una de mis amigas, pues fue mi amiga. Pero que conste que a mí desde el principio no me resultó ser trigo limpio.
Dejé esto claro a Alba porque por lo visto, Pocajuntas se creía que se había casado con Miss Universo, y para nada, según algunos expertos en las lides amatorias a Ingrid no la tocarían ni con un palo de escoba.
Pero de todas formas, Pocajuntas tampoco era Mister Universo, mediana estatura tirando a bajito, entraditas varias y barriga cervecera, y un deje a la hora de hablar entre señorito de cortijo y vende.mantas. De los sonidos que hacía cuando comía o bebía prefiero no hablar.
Me jodió esto, toda mi puta vida luchando por la igualdad de la mujer y, me encuentro con alguien que decía ser mi amiga, que permite un incompresible malentendido con su marido, que lo aprueba y que, en definitiva, se subyuga al cetro del machito.
Vamos una sumisa en toda regla, y ojo, que lo de la sumisión tiene su morbo, pero cuando se juega en la cama. Quién no ha dado unos cachetitos en el culo mientras hace el acto amatorio, o llama a su pareja con calificativos malsonantes mientras se está de rodillas; pero de eso, a que te controlen, te dominen, te anulen; va un mundo.
Con todo, estos amos que proliferan en el mundo, son unos cobardes y punto. Como no pueden dominarse a si mismos, intentan dominar al débil.
Alba y yo, en un momento, escenificamos un juicio sumarisimo buscando al culpable.
Para Alba, el culpable era Pocajuntas por fisgar en el móvil de su pareja.
Para mí, los culpables eran los dos... por la relación tóxica que mantenían y; por el uno, por hacerlo y la otra por permitirlo.
No me cabía en la cabeza que Pocajuntas conociendo como me conocía se pensara que yo había tenido sueños húmedos con su pareja. Por mucho que analizaba no entendía.
Mi mente que corre más que la velocidad de la luz empezó a recordar situaciones vividas con ellos. 
Aquel día que estando con Pocahontas de vinos, nos dejó diciendo esa frasecita tan manidamente machista de ''bueno me voy a casa y ahora tengo que ver la cara de ésta'' o cuando ella nos contó como en un anterior trabajo alguien también se la quiso beneficiar. 
Vas atando cabos, y te encuentras con alguien que es celoso y con otro alguien, que intenta llamar la atención con situaciones infundadas, con no se que motivo; porque seamos sinceros Ingrid a tí el único que ha tenido el cuajo de llegar a la copulación es Pocajuntas, y lo sabemos porque de eso nacieron niños. Si no, ni no lo creeríamos porque siempre que este par estaban juntos no desprendían buenas relaciones, ni buenas vibraciones.Al revés, todo eran silencios, malas caras y, sobre todo, ausencias, muchas ausencias. 
De todas formas mi conciencia estaba tranquila porque Pocajuntas nunca se enteró por mi boca lo que Ingrid hablaba de él y ella nunca se enteró de lo que Pocajuntas hacía fuera del espacio conyugal, incluidas las visitas a las casas de lucecitas de la feria para jugar al perrito piloto.
Como conforme iba analizando más el tema, me iba calentando e indignando más, Alba decidió cambiar de asunto y me preguntó que cuando ponían el grifo de la cerveza.
Lo del grifo de la cerveza fue harina de otro costal. 
Un añadido más a la serie de zancandillas que me iba a ir encontrando en esta nueva etapa. Lo único claro es que la inaguración no iba a tener grifo de cerveza. Los señores que en exculsiva llevaban la Mahou en este zona, nada menos que me querían cobrar 150 euros por la bombona de CO2, si esa que tienen todos los grifos de cerveza. 
Estuve a punto incluso de simular una insuficiencia respiratoria y acudir a urgencias y que Sanidad me proporcionara una bombona porque era incomprensible ese precio. Claro ellos aducían que era un depósito y que luego me lo devolverían, pero para que les rente en su cuenta corriente que rente en la mía.
Como se suele decir un robo a mano armada pero, yo no estaba en Sierra Morena, estaba en Castilla. Si a esto le unimos que donde dijeron digo dicen Diego y que en la primera factura, ya se habían equivocado al pasar cosas que no correspondían; este proveedor fue la primera cruz que puse dentro de mi lista.
Con ellos entendí el significado de la palabra abuso y me sorprendió que en un país llamado España y en un 2017, todavía existiera monopolios y caciques.
A eso sonó el teléfono, era la Leo. Como sabía cual era el tema a tratar, decidí no cogerlo, pero como a los tres segundos volvió a llamar, agarré el móvil y le espeté un maleducucado buenos días. 
Al rato me disculpé, con ella no debía pagar las muchas histerias ocurridas pero cuando sac a relucir, el tema whatsupp, Pocajuntas, Ingrid, la madre que parió a Ingrid y el perrito que le ladraba, ý me contó las lindezas que Pocajuntas iba diciendo de mí, con una desmedida educación la invité a que colgara.
Yo que nunca me había metido en ningún lío, en ninguna pelea en toda mi vida resulta que un miserable intentaba colgarme la medallita de ''picha loca''.
Alba, esa mujer que en alguna otra vida coincidió conmigo, se me quedo mirando y sin decirle nada, busqué en la agenda del móvil el número de Ginés.
Ginés y yo nos conocimos en el parvulario, y mientras él tiro por las leyes, yo tiré por la economía. Yo le llamaba picapleitos, porque de cualquier cosa sacaba un caso, y de cualquier caso sacaba cosas y pasta.
La verdad que fue una bocanada de recuerdos escuchar como nada más descolgar el teléfono me llamaba ''posadero'', porque ahora me dedicaba al honrado negocio de la hostelería cuando él sabía que siempre había renegado de ella.
Como ví que se acomodó en el tema hostelero, le corté radical y le conté todo el caso....
No dudó y con un grito casi tarzánico, me dijo:
- Demandamos.
Continuará ....

No hay comentarios:

Publicar un comentario