LOS ANGELES NO TIENEN SEXO

Fue curioso pero cierto, los ángeles no tienen sexo, verdad?
Un ángel me visitó en una noche.
Creí que era un sueño pero no, lo sentí sobre mí, cerca tan cerca, como a menos de un palmo de mi cara. Me miraba, me tocó, creo que hasta me acarició.
Desplegó sus alas y ocupaban toda la habitación y me tapó con ellas porque tenía frío y así, estuve toda la noche.
Algo me perturbó y desperté, y ahí seguía el ángel a mi lado mirándome.
¿Qué miras? Le dije; a tí, me respondió. No me sorprendió incluso me halagó.
Plegó sus alas, y salió de la habitación y una incertidumbre vagó en mi alma; 
así que le seguí.
Cuando salí al pasillo, se dio la vuelta, me miró y con sus ojos me dijo:
No me sigasno es tu hora.
Volví a mi cama y la incertidumbre se convirtió en desazón porque era un ángel 
o era la muerte disfrazada de ser alado.
Desperté húmedo, un sudor frío recorría todo mi cuerpo pero no le hice caso; 
olvidé y me moví.
Media hora duré.
Ese sudor frío se transformó en dolor y mi cuerpo se desplomó....
Entonces le volví a ver.
Me besó y de nuevo me repitió:
No es tu horano es tu horadespierta y vive.
Y desperté y por el momento, vivo que no es poco.
Los ángeles no tiene sexo, verdad?... o sí.
No me importa porque yo puedo decir que un día vi a la muerte vestida de ángel.
Nunca te olvidaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario